Artículos

Crea un negocio con el Design Thinking y no falles en el intento

Todo ha cambiado, está cambiando y va a seguir cambiando. ¿Te has preguntado qué es lo ideal para crear un negocio y no fallar en el intento? A continuación te explicamos ¿Qué es el Design Thinking? y cómo su aplicación, es clave para que muchos negocios hoy emprendan con gran éxito desde antes de su lanzamiento.

Cuando tú buscas tus sueños, tienes que centrarte en ell0s y perseguirlos, para que al crear tu negocio, tengas un propósito y un significado el cual, al público que te diriges, se identifique contigo. Es por eso que cuando ya tienes tu negocio y ya alcanzaste el éxito, suelen desconectarse de ese inicio, cuando fue creado el negocio y debe replantearse antes de su declive, el relanzamiento. Una de las herramientas para lograrlo con éxito, es sin duda el Design Thinking.

Eso es lo que significa el Desing Thinking, es ayudar y tener un seguimiento acerca de lo que buscas tú como empresa y lo que busca tu cliente, para combatir lo imposible hasta lo inevitable pero de la mano de una investigación e innovación. Para ser claros, es humanizar la tecnología, los negocios y las organizaciones. Es por eso que para que tengas una idea de Desing Thinking, tienes que pensar como un diseñador, y no solo pensar, sino el pensar y actuar como un diseñador, ya que tienes que ejecutar todo lo que piensas, como diseñarlo y los prototipos.

Entonces, el concepto de Desing Thinking es un concepto cuya metodología se ha venido implementando gradualmente en los últimos años en diferentes empresas como una forma de crear productos y servicios que tiendan a satisfacer en mejor manera las necesidades de los usuarios haciéndolos parte activa del proceso de creación.

El Design Thinking en la práctica

Lejos de ser un concepto abstracto, el Design Thinking plantea una clara metodología que puede ser fácilmente implementada.

Aunque existen diferentes aproximaciones, generalmente abarca 5 pasos que definimos a continuación:

  1. Empatizar

A diferencia de las técnicas tradicionales que se valen de investigaciones de mercados, focus groups, estadísticas y otras prácticas un poco más ortodoxas, en el design thinking la fuente de información primordial son las personas y lo que estas experimentan en relación a un tema en concreto directamente relacionado con nuestro producto, servicio o la operación del negocio. Por tal motivo no basta con simplemente indagar a ese grupo que es materia de investigación en un ambiente que puede resultarle extraño (como pasa por ejemplo en el caso de los focus groups). Más allá de eso, es necesario experimentar de primera mano lo que viven estas dentro de su propio entorno de modo que se pueda entender mejor sus necesidades, problemas y deseos.

  1. Definir el problema

Luego de habernos puesto en los zapatos de las personas para quienes estamos intentando resolver el problema o necesidad, la idea será determinar cuáles son las áreas de oportunidad (siempre y cuando las haya y sean significativas). Posteriormente se deberá especificar cuál o cuáles son esos problemas o desafíos que se debe intentar resolver y que nos llevarán a buscar una solución innovadora.

  1. Idear las posibles soluciones

Dado que la interdisciplinariedad juega un rol importante dentro del Design Thinking, el aporte de diferentes ideas y perspectivas resulta crucial para encontrar soluciones innovadoras a los problemas que se plantearon en el anterior paso.

Aun cuando algunas ideas puedan sonar descabelladas e incluso parezcan absurdas, la clave en esta etapa está en fomentar la participación y en reconocer como válidos todos los puntos de vista sin que la gente se sienta intimidada. Hay que tener en cuenta que muchas veces la solución a un problema puede venir de donde menos se espera, y usualmente las ideas más extravagantes son aquellas capaces de crear las soluciones más radicales e innovadoras.

  1. Prototipar modelos

Llegados a este punto la idea es hacer un diseño de la solución y tangibilizarla bien sea con un prototipo físico o digital.

Independientemente de si se trata de un producto, servicio o proceso, tratar de representarlo bien sea con el uso de tecnología avanzada (como por ejemplo a través de software especializado o impresoras 3D), o quizás de una forma más rudimentaria (usando maquetas o incluso elementos como papel, cartón o plastilina), esto nos ayudará a poder llevar a cabo el siguiente paso además de poder hacer ajustes graduales al prototipo en caso que se requiera sin incurrir en demasiados costos dentro de ese proceso de mejora.

  1. Evaluar y testear los prototipos

Finalmente se llega a la etapa en la que el usuario va a poder interactuar con el prototipo y en la que nosotros podremos obtener retroalimentación de su parte para hacer mejoras que nos ayuden a ir perfeccionándolo. Sin embargo teniendo en cuenta que en esta fase nos podríamos encontrar con que incluso hayamos hecho una mala definición del problema presentando un prototipo que no logre satisfacer al usuario ni siquiera en un grado mínimo, hay que considerar este proceso como algo repetitivo en el que dependiendo la evaluación que haga el usuario de esta representación, deberemos devolvernos uno o varios pasos atrás varias veces hasta dar con el resultado esperado por él y perfeccionar el modelo lo suficiente como para hacerlo una realidad e introducirlo al mercado. Esto en caso que estuviéramos hablando del lanzamiento de un nuevo producto o servicio (aunque también el desing thinking puede aplicarse a un proceso o mejora al interior de una empresa.

El Design Thinking, te acerca a tu marca personal. Es una forma de aprender mientras se crea y se buscan crear soluciones que se adapten mejor a las necesidades de los usuarios. Todo ello evitando los altos costos que pueden tener otros métodos más tradicionales en los que si algo saliera mal podría no haber vuelta atrás, algo que con el desing thinking es posible y además viable en la medida que ayuda a reducir en gran manera los riesgos que a menudo van ligados al desarrollo de nuevos proyectos e involucrarla con tu marca personal, para que al tener bien clara lo que quieres lograr, se lo trasmitas a los demás.

Para empezar a trabajar en tu la idea de tu negocio con el Design Thinking ¡con nosotros! , el primer paso es escribirnos a correo : info@mystylecoworking.com solicitando una cita preliminar . Desde ése punto nos conectaremos para programar tu visita y recibirte en nuestros espacios, donde nuestra CEO Claudia Martínez Díaz, conocerá tu situación actual para emprender junto a ella y todo nuestro equipo una maravillosa experiencia que transformará tu estilo de vida y más.  

Visita nuestras redes sociales de facebook y síguenos.

¡Tú eres bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *