Malena Flores

Hace unos varios años estuve en busca de aquello que me ayude a encontrarme, a saber quién soy, a curar esas heridas que había dejado mi pasado, eso que me ayude a avanzar y dejar de ser la victima que me había permitido ser. Siempre confié en Dios es sólo que todavía no lo había dejado del todo habitar en mí ser, aun así le pedía su guía y dirección porque a veces la confusión era mayor a la esperanza.

Para este tiempo Dios me bendijo enviándome al hombre que iba a ser mi compañero de vida. Oscar mi amigo de la universidad, ese ser maravilloso que creyera en mi a pesar de que yo no lo hiciera, que me lleno de todo ese amor que existía en su ser, que me ayudó y me ayuda a crecer en los diferentes aspectos. A partir de este momento empecé a vivir una de las etapas más felices, aún así sabía que había que arreglar muchas cosas en mi interior es por eso que comencé a asistir al psicoterapeuta, leí libros de autoayuda, pero faltaba algo.

Un dia me inscribí en un curso de coaching, en la primera etapa del curso tuve el agrado de ser Coacheada por Claudia Martínez, una coach de  Marca personal que estaba apoyando como mentor en el curso. Esa sesión de coach me dejo freakeada  me había logrado develar quien soy en realidad y por fin deje de verme como mi mayor enemigo.

Posteriormente en una de los tantas actividades que hicimos nos indicaron que mentalmente debíamos elegir a alguien como nuestro maestro ,entonces pensé en ella: Claudia una mujer que se había ganado mi respeto y admiración, no solo por haberme hecho la coacheada de mi vida sino por ser una mujer decidida, segura de sí misma, que sabe lo que quiere, que no tiene miedo a avanzar, que no tiene miedo de ser quien es por temor a no gustarle a los demás, simplemente ella es. En ese momento ella sería mi ejemplo a seguir.

Nos hicimos amigas y tuve la oportunidad de ser invitada a participar en uno de sus talleres de Marca Personal y claro que quería participar. Era la ocasión para reforzar mi personalidad, para fluir con naturalidad, para aprender a avanzar sin miedo!!

En el taller Claudia nos brindó información valiosa, hicimos muchas actividades para afianzar nuestra confianza, nuestra aceptación propia, al comienzo fue difícil asimilar todo esto, pero poco a poco fuimos lograndolo. Además de esto aprendimos a trabajar en equipo y sobre todo a tener una imagen integral de nosotras mismas mediante un desarrollo personal continúo teniendo un propósito de vida y por supuesto nos invitó a un acercamiento con DIOS a caminar seguras con él, que es nuestro hacedor y es quien me llevó y me puso en el momento perfecto, con las personas adecuadas para mi crecimiento… DIOS es bueno sí muy bueno.

Ahora después de lo aprendido en el taller puedo decir que soy una mujer con mucha más confianza, que está feliz de ser quien es, que puede ver el pasado y aun así seguir avanzando, que quiere disfrutar del proceso de aprendizaje, de avance sabiendo lo que soy y a donde quiero llegar , sabiendo  que soy más grande que cualquier miedo o temor, que si me caigo me levanto con más intensidad que antes y claro siempre ir por más pero en esta oportunidad siendo la heroína de mi vida!!!